miércoles, 8 de febrero de 2017

IDENTIDAD PAÍS


La identidad país, está siempre en movimiento, los drivers para alcanzar a gozar de una reputación positiva son dinámicos y como el marketing mix requieren de un grado de coherencia e interacción entre ellos.



La identidad de un país, como rasgos de diferenciación, se forja a través de su historia. Muchos aspectos y elementos contribuyen a edificarlo o a de-construirlo, ya sea desde el tipo de desarrollo y productividad, de la estabilidad social y política, desde la transversalidad de su arte, desde el desarrollo del conocimiento y sus aplicaciones, y por sobre todo desde sus decisiones y circunstancias.

En esta perspectiva y así lo entienden muchos mercados, las iniciativas privadas y los incentivos proveniente en su germen, desde el fortalecimiento de buenos diseños de políticas públicas, pueden contribuir activamente en fortalecer industrias o áreas de una economía y en este caso la industria turística, tiende inevitablemente a ejercer una influencia en el posicionamiento público positivo, a nivel global e incluso en su balanza comercial.

Los medios de comunicación por otro lado, redes sociales, y en particular los medios de alcance masivo y segmentado, son algunos de los canales que pueden contribuir a difundir y posicionar los aspectos y distinciones que serán definidas como fundamentales, en la perspectiva de construir rasgos positivos y diferenciadores de una propuesta país.

Así, la cobertura y el desarrollo de contenidos en los medios de comunicación y su alcance hasta el nivel global, resultan de extraordinaria importancia para este propósito, en especial, respecto del acceso a sub áreas complementarias al desarrollo humano como la cultura: conciertos, teatro, gastronomía, destinos, modelos de vida; todos alineados y en la perspectiva de una oferta de contenidos de calidad, especialmente en la TV Cable a nivel global.

En esta configuración, hay experiencias medidas, donde personas de bajos recursos, han demostrado, en innumerables oportunidades y en distintos mercados, que cuando se informa adecuadamente, con la antelación correcta, sobre la presencia, de un líder de opinión trascendente en el mundo de la cultura o música, la respuesta de rating es buena, y finalmente estimulante para las expectativas de visualización y contacto,  ello contribuye en definitiva a dar a conocer nuevos matices e información del país.

En paralelo, el proceso evolutivo del turismo, así como los diversos estadios de desarrollo alcanzados, han sido el resultado de una búsqueda estricta en muchos sentidos, particularmente respecto de los alcances propuestos a los más diversos nichos socioeconómicos a nivel global, todo ello fundado en la necesidad de vivir experiencias renovadoras, y de cómo estás experiencias han promovido una demanda incesante hacia innumerables destinos ya posicionados, pero también hacia otros nuevos que hoy están disponibles.

En esta perspectiva de rasgos diferenciadores e identidad local, las propuestas y modelos de servicio turístico, emergen en lugares con ciertos rasgos positivos, pero sumando indirectamente aspectos diferenciadores que terminan agregando valor y hasta fidelidad, por ellos los mercados como: México, Brasil, Perú, Argentina, Chile, Colombia, Uruguay; Panamá entre otros, poseen oferta de destinos posicionados y valorados, y surgen la mayoría de las veces, nuevos destinos emergentes, con nuevos significados, con nuevos atributos, que acrecientan y enriquecen su imagen y la identidad como una rasgo emergente, diferenciador que potencia y agrega valor a todos, si el trabajo está bien hecho.


La identidad país, está siempre en movimiento, los drivers para alcanzar a gozar de una reputación positiva son dinámicos y como el marketing mix requieren de un grado de coherencia e interacción entre ellos, de objetivos comunes. Nada está o se deja al azar, por el contrario, la planificación año a año de actores privados y públicos, medios de comunicación, inversiones, cultura, gestión es indispensable y necesaria, en síntesis la identidad país, se gestiona, se dirige, se construye y se evalúa.

lunes, 16 de enero de 2017

FUTURO Y CAMBIO CLIMATICO


El Cambio Climático es un tema transversal para la vida, primero porque el modo en que el desarrollo se viene edificando en la modernidad, supone una inevitable relación de causa y efecto. Es decir, la forma de producción y/o extracción de diversos recursos, a nivel planetario, ha generado impactos y externalidades negativas de modo transversal, y de modo puntual, el comportamiento del clima a nivel global es uno de los grandes focos de preocupación por los costes y perjuicios que parece irreversiblemente se irán instalando en la agenda científica, política y de medios a nivel global.



El cambio climático se ha tomado la agenda de los medios hace tiempo y con ello el interés de las personas a nivel planetario crece día a día. Cada vez que hablamos de cambio climático, estamos refiriéndonos a las externalidades negativas que este proceso genera. Sólo como una referencia, según la OMS (organización Mundial de la Salud) entre los años 2030 y 2050 habrá un aumento de 250 mil muertes adicionales cada año. Los costes directos para la salud variarían entre 2.000 y 4.000 millones de dólares de aquí al 2030.

Ha habido un aumento en el nivel del mar el cual está en pleno desarrollo, ello debido principalmente al derretimiento de los glaciares, los regímenes de lluvias están cambiando, los fenómenos meteorológicos extremos son cada vez más intensos y recurrentes.  Hay un proceso deterioro y contaminación de suelos con destino agrícola, de contaminación por residuos industriales, urbanos, sanitarios; de aumento de la deforestación a nivel global, así como del deterioro de la capa de ozono, en definitiva hay una pérdida de biodiversidad a nivel global.

En diciembre de 2013, se hizo público en Chile, el “Informe País: Estado del Medio Ambiente Chile 2012”, en el que se evidencia la seriedad del deterioro del patrimonio natural,  y que lamentablemente se ha reducido en los últimos 10 años. Ahí se señala que: ”…Chile está ahora más reducido y sus ecosistemas han perdido componentes y grados de funcionamiento”. (5to Informe, del Centro de Análisis de Políticas Públicas, del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile)

El mundo, ha cambiado a través y a partir de la acción humana; sin embargo, no nos estamos haciendo cargo de ese cambio adecuadamente, y esa circunstancia explica la crisis ambiental, que está determinada por el abrupto reconocimiento de los límites del planeta, que aparentemente desconocíamos hasta hace algunos años, pero que hoy no podemos ignorar.

En este contexto el Foro sobre Cambio Climático de París realizado en 2015, como convenio Marco de la ONU, fue un punto de inflexión sobre la a aceptación de la degradación y los efectos que esta situación ha configurado a nivel sistémico sobre el planeta.

El problema inicial fue que dejó muchos vacíos, uno de ellos fue sugerido por Soledad Aguilar, Directora del posgrado en Derecho y Economía de Cambio Climático de Flacso Argentina, propuso: “….Al ser un acuerdo legalmente vinculante cabe la posibilidad que grandes emisores (como los Estados Unidos) no lo ratifiquen como sucedió con el Protocolo de Kyoto. Para entrar en vigor se requiere – igual que en el caso del Protocolo de Kyoto – la ratificación de al menos 55 países que representen el 55% de las emisiones globales. Gran desafío para la administración Obama, antes de finalizar su mandato… festín para Trump y los republicanos si no lo logran….”

Finalmente, Estados Unidos y China ratificaron su compromiso para el Acuerdo de París en reducir las emisiones nacionales derivadas de uso de carbono un 80% para 2050, medido contra niveles de 2005, considerando que ambos países son los más contaminantes del mundo, ambos suman cerca del 38% de las emisiones globales. El nuevo problema es que la administración Trump prometió retirarse del Acuerdo de París, en una perspectiva en que el mundo se inclina por desarrollar y promover economías ecológicas

Un aspecto fundamental a esta grave situación inherente al mundo productivo, es integrar una nueva cultura, la de producir de modo sostenible. Por ello es razonable, preguntarse cómo deben asumir su propio rol respecto de adoptar posiciones y políticas corporativas, en particular cuando no logran resolver un problema fundamental, para fijar incentivos en este cambio de funcionamiento.

Me refiero, a la incapacidad de medir, la rentabilidad de invertir en políticas y prácticas operacionales que tiendan a fijar conductas sostenibles en sus procesos. Sobre ello, Carlos Vergara, en el Reto de la sostenibilidad en las empresas” de Harvard Deusto Business Review, indicó que la disponibilidad corporativa, en estas materias existen, pero se enfrentan a un problema: La falta de correlación entre la sostenibilidad y el valor del negocio.

Por ello se ha puesto como una necesidad la importancia de cuantificar el valor de las inversiones en esta materia, caso contrario, indica, corren el riesgo de convertirse en un gasto operacional más y estos, en esa condición,  tienen el riesgo latente de ser eliminados en cualquier momento. 

Además hay que señalar dos tendencias que se contraponen. La primera señala que algunos segmentos de consumidores, parecen preferir productos y servicios que se elaboran bajo parámetros de sostenibilidad.

La segunda, adhiere a que no hay fidelidad de marca, sobre muchos productos de consumo a nivel global y eso lleva a establecer tendencias sobre las preferencias, y fundamentalmente sobre el valor final de productos, de modo que si las empresas que los producen no son sostenibles, eso no les hará cambiar de opinión sobre su forma final de consumo. 

Hay muchas industrias que no están ajenas a esta encrucijada, más allá de que está latente una concurrencia ética, la que finalmente importa es que la definición sustentable de muchas empresas, sea una definición que agregue valor y se pueda rentabilizar, es decir, en esta correlación los consumidores deben jugar un rol fundamental: la de preferir a los productos o servicios derivados de empresas sustentables que puedan contar con la preferencia  y demanda por sobre aquellas empresas que no son sustentables.

El desafío se ha planteado y el mérito de nuestras decisiones aportará como una solución activa a un problema complejo y crucial, la de producir condiciones para un futuro donde las empresas no sostenibles, no tengan incentivos para seguir generando perjuicios sociales y medioambientales.



lunes, 26 de diciembre de 2016

MENTALIDAD EMPRENDEDORA


No hace mucho, leí sobre el interés por la astronomía en Chile, ello gracias a la notable calidad de las condiciones naturales de observación y naturalmente a un importante número en crecimiento en la infraestructura necesaria para el desarrollo de esta actividad en los más diversos niveles. Pero lo que me pareció, verdaderamente significativo es la disposición a emprender, que hace que un mercado  genere una cultura de crecimiento y desarrollo.  



Las condiciones naturales del norte de Chile, en especial por tener cerca de 290  noches despejadas al año, hacen que muchos proyectos astronómicos al más alto nivel científico, hayan decidido desarrollar infraestructura con tecnología de punta, para explorar desde estas latitudes la insondable y enigmática historia y comportamiento del universo y por ende de nuestras circunstancias como especie viva en este planeta. 

La estimación es que la zona norte de Chile, Antofagasta, II y IV región son por antonomasia, los lugares de mayor desarrollo de la astronomía a nivel global, cabe señalar que cerca de un 40% de la infraestructura utilizada para la observación astronómica en el mundo, se utiliza en ésta zona, y las proyecciones son alcanzar un porcentaje entorno al 70% en los próximos 10 años.

También hay niveles más intermedios, que permiten hacer una observación para propósitos recreativos y educativos los que definen una oferta atractiva, con más de 24 centros que promueven el “astroturismo” es decir, se promueven recorridos que combinan visitas a observatorios e incluyen  también visitas a viñas, centros termales y otros atractivos para diferenciarse.

Todo esto me lleva a reflexionar, sobre el rol que juegan las políticas públicas de calidad, en especial las que sean capaces de promover condiciones de mercado para que los emprendedores gestionen sus propias iniciativas y tomen los riegos, en pos de desarrollar proyectos exitosos y sustentables en el tiempo.

Pero lo que no deja de llamar mi atención, es que hay mercados donde el emprendimiento se empieza a convertir en una cultura, donde las personas están interesadas en explorar oportunidades y cuando se desarrollan incentivos y condiciones que genuinamente se pongan al servicio de las personas y sus iniciativas, estas se traducen en emprendimiento y con ello se genera una corriente de creatividad y desarrollo para los países. 

En esta perspectiva, y en el marco de experiencias exitosas en otras industrias, tenemos muestras interesantes del significado e impacto de políticas públicas y estímulos bien diseñados, en lo realizado y liderado por el "aparato público"  del Estado en Chile, a través de distintos gobiernos, para generar incentivos para el sector tecnológico.

Con ese espíritu,  se creó un programa llamado Startup Chile, el propósito fue construir un polo de innovación y desarrollo. Para esto,  se buscó atraer innovadores de otros países, con proyectos de potencial de crecimiento global, para que vinieran a Chile y generarán diversos incentivos y con ello, un cambio cultural potente en materia de emprendimiento tecnológico.  

En definitiva, lo que se hace es premiar a proyectos que están en una etapa temprana, considerados como riesgosos para otros inversionistas como los llamados “Ángeles en USA”, posibilitando de este modo, un espacio para poder desarrollarlos en Chile. De manera tal que lo que se permite y financia, es que testeen sus proyectos y con ello, disminuyan los riesgos frente a futuros inversionistas en otros mercados más atractivos.

A estos programas en Chile, ha postulado miles de emprendedores de Internet de más de 50 países a través del mundo en los últimos años. Se han seleccionado cientos Startup y cada uno ha recibido unos US 35.000 mil dólares en promedio, además de oficinas gratis y visas de trabajo. 

No se busca que una vez desarrollados estos proyectos se queden en Chile, sino que después de pasar 6 meses en Chile, puedan tener reuniones con emprendedores locales y hablar en universidades, entre otras responsabilidades. 

Cerca de un 30% de los emprendedores extranjeros, se ha quedado en Chile y al quedarse, tienen un atractivo espacio de crecimiento, especialmente  dentro de la región, es decir América Latina. Se espera que esto genere al largo plazo, una señal positiva en el desarrollo de más patentes de invención y en consecuencia impacte en la creación de riqueza. 

Para el mercado chileno es fundamental, construir una balanza comercial donde las exportaciones chilenas a otros mercados, logren paulatinamente crear productos con valor agregado y que crezca por sobre la exportación de productos primarios, como fruta, granos, cobre vino, entre otros. Esto representa un desafío estratégico para el desarrollo y fortalecimiento de la economía chilena en la era del conocimiento.

En Chile coexisten, citando a Alvin Toffler, las 3 Olas de la Humanidad, que explicarían la historia y el desarrollo a nivel global: La 1era Ola era Agricultura, la 2da Ola era Revolución Industrial y la 3era Ola es la del Conocimiento. 

El desafío país para Chile, es fortalecer la capacidad de innovación, ahí la tecnología juega un rol fundamental en lograr reducir las exportaciones de productos básicos por alternativas de exportación donde exista mayor valor agregado e innovación.

Hay muchas industrias  que no están ajenas a esta tendencia: innovación, visión marginal en la generación de negocios, es decir ver algo que no todos ven, y ser capaz de conseguir los recursos y las personas para desarrollarlos. 

El astroturismo, es una inflexión, una oferta de nicho, pero a la vez una forma innovadora de enfrentar el desarrollo de las personas y sus países.

martes, 13 de diciembre de 2016

SANTIAGO Y SUS ALREDEDORES


Recorrer la ciudad de Santiago de Chile y sus alrededores, es tan atractivo como recorrer cualquier capital de América Latina, siempre será un agrado, pero hacerlo en el periodo estival que se avecina, tiene sus recompensas.



Recorrer cualquier capital de Americana Latina, siempre es un agrado, pero hacerlo cuando se descomprime del flujo vehicular, como es el caso de Santiago en mes de enero y febrero, da la impresión de transformarse en un lugar más amable y de cierto modo puede ser un muy buen momento para conocerlo. Demás está señalar, que Santiago es la principal ciudad de Chile, en su condición de Capital, es la ciudad con el mayor desarrollo urbano, en ella se concentran los principales centros de desarrollo comercial, administrativos, financieros, políticos y culturales.

Santiago es una ciudad atractiva y no sólo para hacer negocios, la población es cercana a los 7.5 millones de habitante donde las mujeres, superan en número y quién sabe en qué más a los hombres. Como toda gran ciudad, tiene sus complejidades, sus dinámicas, desafíos y fortalezas. A pesar de estar en los ranking de las 5 mejores ciudades para vivir de Latino América, en lo personal, me estimula pensar en el desafío de hacerla menos segregada y más integrada, de modo que los beneficios que son intrínsecos a su dinámica y energía, la conviertan en una ciudad más homogénea, y por ello más seductora e interesante de lo que ya es.

Para empezar, es una ciudad que en ciertos momentos del año, puedes levantarte temprano y esquiar durante la mañana, montaña y nieve despejan a cualquiera, y en la tarde tomar un happy hour con las olas de viña del mar rompiendo a tus pies, de hecho  los centros de esquí están en promedio a no más de 50 kilómetros de Santiago y la V región, San Antonio, Valparaíso, Viña del Mar a un promedio de 120 kilómetros de la capital. 

En enero o febrero no puedes esquiar, pero el treckking  en sectores como “Saltos de Apoquindo” en el Parque Aguas de Ramón en la comuna de La Reina, es una alternativa  entre muchas en esta línea de acción, incluso para principiantes y si alguien se anima con deportes náuticos más extremos, hay muy buenas escuelas de buceo, con metodología PADI, se aprende y exige sólo en el nivel que desees estar, y pueden probar buceando barcos hundidos, una experiencia que no olvidarán. 

El mapa de naufragios, es generoso, en Valparaíso por ejemplo está el “Caupolicán” a 24 metros de profundidad, frente a Playa San Mateo  y en Quintay histórica caleta ballenera de los años 50, hay un naufragio a 18 metros de profundidad, en estupendas condiciones frente al muelle incluso para el buceo nocturno. Después del buceo pueden ir  a regocijarse en los restaurantes de la caleta y a disfrutar de su gastronomía y vinos de la zona.  

Si el viaje es más para comer y catar vinos, dentro de Santiago o en Casablanca, 80 kilómetros de distancia, se hace la ruta del vino de Casablanca, zona hermanada con Napa Valley USA, en esta; se pueden hacer visitas y catas, sin mencionar su gastronomía Premium para turistas y los más exigentes, en cualquiera de las más de 20 viñas de prestigio internacional de esta zona. 

Lo mismo el Valle de Colchagua, a 150 kilometros de Santiago, es una zona calificada al igual que Casablanca como Denominación de Origen para vinos procedentes de la zona geográfica homónima. El clima es cálido y naturalmente seco, pero con abundante agua proporcionada por el río Tinguiririca, esto hace de esta zona una de las más importantes para la producción de vinos de calidad en Chile.

La principal variedad de uva vinífera de la zona  es el Cabernet Sauvignon, seguido del Merlot y el Carménère.

La mayor parte de las atracciones turísticas del valle están centradas en la actividad vitivinícola. La «Ruta del vino de Colchagua» forma parte de las «Rutas del vino chileno», una serie de rutas turísticas por los principales viñedos del país.

El Valle de Colchagua cuenta con varios reconocimientos internacionales, siendo distinguido el 2005 como la "Región Vitícola del Año" de la revista especializada Wine Enthusiast. 


De regreso a Santiago, el patrimonio arquitectónico, es siempre irrenunciable conocerlo y recorrerlo, es una huella de quiénes somos y hacia donde evolucionamos. Es un signo de identidad de la cultura e historia de un lugar, y en Santiago hay múltiples lugares que conservan el carácter patrimonial de sus antiguos residentes, ello es un estímulo en sí y una invitación por conocer, en particular en el Casco Histórico de Santiago, o barrios más antiguos de la Capital, recorrer Librerías, Salas de Arte, Bibliotecas, Museos, en sectores como en la Plaza Mulato Gil de Castro, en Barrio Lastarria, Parque Forestal, cerro Santa Lucia, Teatro Municipal, zona con hoteles boutique 5 estrellas, sector de calles París y Londres, la Iglesia San Francisco, el Sector de La Moneda o Palacio de Gobierno, Barrio Yungay,  Concha y Toro. Ah..!! Y si necesita hacer un alto, no hay problema en todas estas zonas encontrarán lo mejor y más selecto de una gastronomía rica y cada vez más simple o desafiante, así como cosmopolita.

Finalmente, la música es un atractivo al aire libre en los meses de enero y febrero. El circuito de Jazz que incluye,  festivales como el Providencia en el Parque de las Esculturas o de Las Condes, en el Parque Intercomunal, sin perder de vista una oferta riquísima de músicos en los más diversos estilos en salas de Santiago y resto del país, y una potente oferta de producciones de teatro se configuran de manera dinámica, para completar una propuesta cultural inagotable, para vivir, recorrer y disfrutar de Santiago por primera vez o para enriquecer su dominio como un conocedor, con lo mejor de esta incansable ciudad que siempre apresa e invita a vivir y disfrutar la intensidad de su cautivante propuesta. 


miércoles, 7 de diciembre de 2016

AL SUR DEL MUNDO

América Latina, un desafío turístico abierto a experiencias y oportunidades mágicas, con lugares y culturas extraordinarias para conocer, en síntesis; una posibilidad para sentir la experiencia del nuevo mundo.


Las posibilidades de recorrer y vacacionar en América Latina, en el periodo de enero, febrero y marzo es sin duda un desafío seductor, para cualquiera que no lo haya hecho o tenga pendiente recorrer y conocer algún lugar de esta parte del mundo, en particular, porque la heterogeneidad de un sin número de alternativas ricas, diversas y honestamente inolvidables, lo hacen un destino inabarcable en un solo viaje, seductor en su ADN más puro, y capaz de satisfacer a gran escala, una enorme variedad de destinos, para vivir momentos genuinamente inolvidables.

Primero, por la diversidad y heterogeneidad de alternativas atractivas que tiene cada país. Latino América, es un desafío en sí, variado en influencias, patrimonio cultural, atractivos y para la latitud más mediterránea, un verano lleno de atractivos como desafío por conocer. Por lo que, si  su decisión es descanso en zona de playas, sin duda que la diversidad más extrema sigue siendo enorme. Brasil, Venezuela, Ecuador, Paraguay, Colombia, Perú, incluso Argentina; Uruguay o Chile son alternativas muy variadas, pues desde las cálidas y bellas costas de Brasil, Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú, o de la zonas más centro como Uruguay hasta las costas más australes de Chile y Argentina, la infraestructura hotelera, cultura local y costos son muy variadas e interesantes en cualquier momento del año.

Si de verano mediterráneo se trata y busca una oscilación térmica más acotada, y con ello una experiencia más templada y amistosa, la costa norte y central de Chile, de Uruguay y Argentina, pueden ser una muy atractiva elección. Punta del Este, Mar del Plata y Viña del Mar, los íconos por excelencia de la costa sur atlántica y pacífica, tienen el encanto y la experiencia turística, para que sus vacaciones sean un encuentro seductor con los océanos Atlántico o Sur Pacífico.

Yo personalmente, me inclino por rescatar algunos recorridos que siempre son obligados como destinos atractivos en Chile y Argentina durante todo el año, pero en verano, tiene un colorido, una temperatura y particularmente un ambiente, que bien vale la pena planificar y conocer.

Desde norte a sur, San Pedro de Atacama, es un lugar notable, los restos arqueológicos como de la Aldea de Tulor o Pukará de Quitor y sin ir más lejos el mismísimo museo Arqueológico del Padre Le Paige, son un punto de inflexión dentro del ambiente, geografía y la gastronomía de la zona. Por el lado Argentino un verdadero oasis en los calurosos veranos del norte argentino como Tucumán o Santiago del Estero, es la zona de Tafí del Valle y desde ahí un viaje obligado de reconocimiento a las Ruinas de Quilmes.

Más hacia el lado austral del continente, en el área centro - sur de Chile, me refiero de modo especial a las zonas lacustres y por excelencia termales, son más de 270 fuentes termales en todo el país, y entre la novena y undécima región hay destinos que hacen volar la imaginación, con un clima más cálido en verano, todo ello, hace que resulta ideal para recorrer la zona y practicar deportes náuticos, tanto en los lagos como en rápidos, pues hacen que en estos últimos, la adrenalina fluya y se apodera de modo especial en las bajadas de ríos, posibilitando vibrar con recorridos tanto para primerizos como para expertos, con el rafting y kayak de la zona.

El verano en la décima región de Chile, en particular, recorriendo la isla grande de Chiloé, para conocer su gastronomía, fiestas costumbristas, sus parajes, navegación y zonas ideales para deportes como Trekking y Mountain Bike o un apacible descanso, bien vale la estadía.

La zona de Coyhaique para recorrerla en su belleza o en la práctica de la pesca deportiva para aguas continentales o dulces (ríos, lagos, etc.) y de mar, entre algunas por mencionar. El paso obligado por Puerto Tranquilo y los zafarís fotográficos por las aguas del Lago General Carrera, en especial a las Capillas de Mármol, incluso en invierno y con mucho frio resulta sobrecogedor. El trayecto desde Puerto Tranquilo hacia Bahía Exploradores, es un recorrido obligado, ya que bordea el límite de Campo de Hielo Norte, hasta algunos Ventisqueros como el Grosse y el Exploradores, además está la ruta que prontamente será una zona de tránsito expedito terrestre para acceder al Parque Nacional Laguna San Rafael.

 Y definitivamente, la navegación hacia los glaciares tanto en la zona de Aysén y Magallanes ha desarrollado una oferta hasta niveles muy sofisticados, en un mercado en crecimiento, con una propuesta turística muy variada hacía varias direcciones, en especial los recorridos hacia los glaciares San Rafael, Balmaceda, Serrano y fiordos de la zona, y finalmente experimentar las diversas alternativas para recorrer las Torres del Paine. Estos destinos, inevitablemente, serán una experiencia admirable, recogedora, capaz de desestresar  y hacer un alto a cualquiera que venga de la pulsión cotidiana más agotadora, pues la trascendencia, belleza e íntimo significado del rol y mérito de la naturaleza, de esta parte del mundo, rubrica su expresión más imponente.


lunes, 28 de noviembre de 2016

EL CARIBE Y LO REAL MARAVILLOSO


El caribe se entrelaza con su música. Las raíces africanas, entregan un caudal de mundos ocultos, que generación a generación han sabido cuidar, rescatar, recrear.



Hay algo del Caribe, que para muchos, lo hace irresistible. La pregunta que uno se formula es, qué hace que esta parte del mundo sea un foco de interés por estar ahí, recorrerlo, ver sus colores, percibir sus atractivos.

Lo primero que no se puede obviar es su clima, el calor, la humedad, el mar y sus colores, su vegetación, aunque haciendo un ínter texto con Noam Chomsky (Profesor del (MIT) y una de las figuras más destacadas de la lingüística del siglo XX), hay que salir de la superficie, buscar y entender, cuál es la estructura profunda de la oración, cuáles son los otros significados que debemos encontrar. En este caso, hay un sin número de otros aspectos que hacen de esta búsqueda algo más que sol y mar.

De hecho, no es posible pensar en el Caribe sin su gente, y particularmente de su origen, su raíz. Quiero reflexionar sobre el caribe, desde dos islas de extraordinaria prominencia. Cuba y República Dominicana, está última, la he podido conocer algo más, desde hace años, como consultor para proyectos desarrollados en su capital Santo Domingo, y en viajes a ciudades como Santiago de los Caballeros, Bayahibe, Punta Cana.

Hay un libro, del novel de literatura, Mario Vargas Llosa, "La Fiesta del Chivo", que me parece irresistible en su rol de novela histórica, donde personajes, lugares y hechos se confunden con la ficción y con la historia más reciente de República Dominicana. Cuando la visité por primera vez, el libro era un punto de inflexión en la vida política y social de la isla, en particular de cómo se entrelazaba la historia y la ficción, qué era narrativa, creación literaria y qué era parte de la historia política y social de este entrañable país.

En esta perspectiva, de entender qué tiene el caribe, uno podría profundizar aún más en la búsqueda de interpretar algo del  misterio mágico del caribe, en Cuba, Alejo Carpentier, destacadísimo escritor contemporáneo de la isla, reelaboró la narrativa de su generación en un movimiento literario llamado,-Real / Maravilloso-, y fue a través de su mirada de la literatura, que llegó a sentenciar: “…Lo real maravilloso es eso, -esa inesperada alteración de la realidad-, una revelación privilegiada, una iluminación inhabitual, una fe creadora de cuanto necesitamos para vivir en libertad; una búsqueda, una tarea de otras dimensiones de la realidad, sueño y ejecución, ocurrencia y presencia… ”.

El caribe es sinónimo de lucha, y cómo olvidar el rol histórico de Fidel, en particular ahora que falleció y en especial del “Che”, precisamente en la revolución cubana y en su búsqueda por construir un mundo mejor. En un viaje a Cuba, no pude resistir la tentación de leer un libro que encontré en la Habana, “Evocación” de Aleida March, los recuerdos de época y del proceso que reconstruye como la mujer del Che, para alcanzar el poder, en especial por el sentido, por el significado que esta generación puso a su forma de hacer un mundo mejor.

Desde esta perspectiva, el caribe se entrelaza con su música, las raíces africanas, entregan un caudal de mundos ocultos, que generación a generación han sabido cuidar, rescatar, recrear. Como no maravillarse con el trabajo de búsqueda documental de Wim Venders, en su inolvidable “Buena Vista Social Club”, éxito como película, y como disco que atrajo la mirada del mundo sobre la música cubana.  En particular y para quienes aún no conocen este álbum, hay un disco que deben escuchar:

Amor de loca Juventud

Mueren ya las ilusiones del ayer 
Que sacié con lujurioso amor 
Y mueren también con sus promesas crueles 
La inspiración que un día te brindé. 
Con candor el alma entera yo le di 
Pensando nuestro idilio consagrar 
Sin pensar que ella lo que buscaba en mí 
Era el amor de loca juventud.


Y si se animan, deben conocerlas y recorrer sus calles, La Habana, será siempre un buen lugar para comenzar a conocer, para recorrer, para entender la complejidad y la insondable belleza del caribe.

lunes, 21 de noviembre de 2016

TURISMO SUSTENTABLE



Recuerdo haber conocido una experiencia turística notable por el año 2001, en México. En aquel momento, me parecieron algo adelantados para la época. Xel-Ha, Xcaret e Isla Mujeres, tenían un modelo de turismo sustentable que sorprendía en diferentes aspectos. 

El primero, sin duda se trataba de un lugar bellísimo, muy bien pensado, que despertaba los sentidos y sentías el privilegio de vivir una experiencia motivadora, un especio de regocijo, de libertad, y hasta de algo que no encontramos en la cotidianidad de nuestras experiencias, esto era lo nuevo. 

Pero, lo que se hacía visible una vez que te rendías ante tan sublime experiencia, era el modelo de turismo sustentable que habían desarrollado. Ahí estaban, los antiguos pescadores artesanales, de la costa de Cancún, trabajando en las más diversas áreas del proyecto, para las cuales se habían capacitado, luego sus esposas se habían unido al regocijo de trabajar en un proyecto que era también familiar. Respetando el medio ambiente, siendo sustentables. 

Sin duda, mirándolo con perspectiva histórica, emprendieron una forma de hacer turismo que siguen despertando la admiración y marcando un modo de enfrentar esta actividad productiva como una experiencia de integración total, en el más amplio sentido de esta expresión.  

El turismo, como actividad de desarrollo humano, se ha constituido, en un pilar real de crecimiento económico para los países en desarrollo. Y asumiendo esa tendencia y posición a nivel global, cabe volver a refrescar la experiencia y el modelo que vi de un modo más experiencial, hace tantos años atrás en la Riviera Maya.

En esta perspectiva, cabe recordar que el concepto de Desarrollo Sostenible, supone el criterio de moderación en la utilización de los recursos naturales, el respeto por el medio ambiente, supone resguardar una distribución que tienda a la equidad de las rentas globales de sus trabajadores. Y sin duda alguna, también integra la idea central de producción que no comprometa las capacidades de generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades. Además, cabe citar que los ejes que sostienen el turismo sustentable son: El Eje Económico, Ambiental, Social y el eje Cultural.

La inevitable pregunta que uno se puede formular hoy es ¿cuánto se toman en serio las empresas turísticas su responsabilidad social?, ¿Los turistas, reconocen el mérito de ser respetuosos medioambientalmente de su propio recorrido?

El punto, es que la gestión moderna de las empresas, a nivel global e incluido el turismo, deben corregir la brecha existente, respecto de integrar más procesos limpios, sacar por costosos que resulten, sus procesos contaminantes, procurando respetar y cuidar los recursos naturales, así como los aspectos sociales intrínsecos de respeto a sus steakholders.

El desafío, es que sin duda alguna queda mucho espacio de mejora, tanto para los viajeros como para los actores comerciales, de modo de construir una cultura global (La dimensión sistémica de la sustentabilidad permite generar prácticas globales) que validen al turismo ecológico.

Viajar, aprender sin tener que dar cuenta del proceso, sino únicamente vivirlo, es refrescante, es un deseo que cada vez crece más y más en el mundo moderno. Es para muchos, la oportunidad a bajar la guardia, a escucharnos en nuestro divagar, a retomar contacto con nuestra experiencia de vida desde una compresión del mérito y valor del ocio, es un instancia de expansión gratificante y de nuevos sentidos a nuestro camino como seres humanos, pero hacerlo pensando en lo valioso y necesario que este sea sustentable, es en definitiva, un reto complejo; al que no podemos desde ningún punto de vista renunciar, es más; este es el desafío que el turismo como actividad y quienes lo consumimos, debemos promover y materializar, en este etapa del siglo XXI.










IDENTIDAD PAÍS

La identidad país, está siempre en movimiento, los drivers para alcanzar a gozar de una reputación positiva son dinámicos y como el mark...